Buscar artículos

Aplicaciones y Usos Científicos de los Tanques de Nitrógeno en Laboratorios de Química: Optimizando la Manipulación de Muestras

Los tanques de nitrógeno constituyen una herramienta esencial en los laboratorios de química modernos. A través del uso estratégico de este gas, las propiedades físicas, químicas y biológicas de las muestras son preservadas y estudiadas bajo condiciones específicas. Este artículo abordará tres aplicaciones clave de los tanques de nitrógeno en laboratorios químicos: purga de sistemas, transporte de muestras y criogenia.

Purga de Sistemas: Asegurando la pureza

El nitrógeno es un gas inerte, lo que significa que no reacciona químicamente con otras sustancias bajo condiciones normales. Esta propiedad es aprovechada en los laboratorios químicos para purgar o limpiar sistemas y equipos. Al reemplazar cualquier traza de oxígeno o humedad en un sistema con nitrógeno, se puede evitar la oxidación de componentes, la degradación de muestras y la interferencia química. Los tanques de nitrógeno permiten una purga rápida y efectiva, limitando la exposición de las muestras a condiciones potencialmente dañinas.

Además, el nitrógeno se utiliza para mantener un ambiente inerte durante los procesos de manipulación de muestras sensibles. Aquí, los tanques de nitrógeno generan un flujo constante de gas, prácticamente eliminando el riesgo de reacciones indeseadas que podrían alterar los resultados de análisis o estudios.

Transporte de Muestras: Entrega Segura

El nitrógeno también juega un papel crucial en el transporte de muestras. Algunos compuestos químicos son altamente reactivos o se degradan fácilmente cuando se exponen a la atmósfera normal. En estos casos, las muestras se pueden transportar en un ambiente de nitrógeno para mantener su integridad. 

Los tanques de nitrógeno permiten un transporte seguro, proporcionando un entorno controlado y estable. Su diseño resistente y práctico garantiza que las muestras lleguen a su destino en óptimas condiciones, listas para el análisis o la investigación.

Criogenia: Conservación Extrema

Quizás el uso más conocido de los tanques de nitrógeno en los laboratorios químicos está en la criogenia, un proceso que utiliza temperaturas extremadamente bajas para conservar muestras. El nitrógeno líquido, almacenado en estos tanques, se usa para congelar rápidamente y mantener a las muestras a -196°C.

Estas temperaturas extremas son útiles para la conservación de compuestos orgánicos, células y tejidos, inhibiendo cualquier actividad bacteriana o enzimática que pueda degradarlas. La criogenia permite que las muestras se almacenen durante años, e incluso décadas, sin perder sus propiedades.

Además, al utilizarse en estudios de difracción de rayos X en cristales, el frío del nitrógeno ayuda a reducir la difusión térmica y las vibraciones, permitiendo una imagen más clara de la estructura atómica.

Tanque de nitrógeno marca Kalstein 

Los tanques de nitrógeno son indispensables en los laboratorios de química, ofreciendo soluciones para la preservación, manipulación y transporte de muestras. A través de la purga de sistemas, el transporte seguro y la criogenia, este gas inerte contribuye significativamente al progreso de la investigación y el análisis químico, asegurando que las muestras mantengan su integridad y revelen sus secretos bajo el escrutinio científico.

Nosotros en Kalstein te ofrecemos equipos de calidad, en diseños sencillos y fácil de usar, los modelos YR se encuentran disponibles AQUÍ, donde encontraras las características, usos, medidas y toda información necesaria para realizar tu compra, al ser nosotros una empresa fabricante te garantizamos no solo el mejor y más bajo precio sino una asesoría técnica de calidad.